Monumentos e Iglesias Coloniales de El Salvador

En los informes que se encuentran su lado izquierdo se demuestra la bella riqueza arquitectónica que posee el salvador, de modo que estamos dado a conocer una gama de monumentos históricos e iglesias coloniales que posee nuestro país en las distintas zonas y departamentos que fueron de suma importancia en la historia, ya que muchos de ellos nos recuerdan de nuestro “Pequeño Gran país El Salvador”, destacando entre ellos los que fueron cedes de los movimientos centroamericanos que han surgido en la historia.

Pero así, como han sido de gran importancia, así, lo han sufrido muchos ciudadanos salvadoreños durante los hechos y acontecimientos que han provocado a estos monumentos un impresionante e importante potencial en los campos históricos y turísticos del país. Han quedado cicatrices en algunos de los monumentos, de lo que nos atrevemos a mencionar que han sufrido incendios y terremotos, pero que al mismo tiempo con mucho orgullo y valentía se han levantado con el esfuerzo del pueblo salvadoreño, que han tenido que luchar para poder salir adelante. Pero así como han sufrido, así han tenido sus frutos, un ejemplo de ellos es construido en 1994 se desvela el monumento a la paz para recibir a los países que participarían en los juegos centroamericanos y del Caribe.

Nuestro país parece una colchita de retazos, creada a partir de pequeños trozos que nos van quedando de nuestro patrimonio arquitectónico que sobrevivió a los sismos; esto incide en nuestra identidad, pues los referentes visuales son importantes vínculos de nuestra memoria e inciden en el orgullo y sentimiento patrimonial sobre nuestras ciudades. Pareciera que la labor de búsqueda de elementos de nuestra identidad requiere de una arqueología de la memoria que se nutre de pequeños vestigios de nuestro pasado.

Sabiendo del acontecer salvadoreño queda demostrado que no es un país pequeño sino un grande de Centroamérica.