Ahuachapán

El arco Durán

Carretera Panamericana hacia Frontera Las Chinamas
Construido en 1910
Por Dámaso Aguilar


En 1910, don Onofre Durán, ahuachapaneco y Vicepresidente de la República en el gobierno del doctor Manuel Enrique Araujo, ordenó construir un arco con la idea de contar con un escenario de encuentros entre presidentes de El Salvador y Guatemala (de los cuales se desconocen detalles). 

Actualmente, la estructura funge como puerta al llano y laguna del Espino, que fue testigo de cruentas luchas federales el siglo pasado, antecedidas quizá por otras libradas por indios poco manes que poblaban la zona antes de la llegada de los españoles.


Algunas de las luchas más recientes han quedado escritas en la historia, tal es el caso de la ocurrida un 12 de marzo en 1822, en la que intervino el general Manuel José Arce, en defensa de la gesta emancipadora que había culminado con la firma del acta el 15 de septiembre de 1821, en Santiago de los Caballeros (hoy Antigua Guatemala). De esos históricos acontecimientos sólo queda el pasto verde que se renueva cada año y el Arco Durán como la más elegante puerta de ingreso.

Este monumento es una remembranza de los arcos triunfales romanos edificados durante la conquista llevada a cabo por el imperio romano en Europa.
Aunque la estructura no fue construida para ser un monumento arquitectónico, en la actualidad lo es, aunque sin placa conmemorativa sino el año de su construcción  -1910-  y el nombre de sus creadores: Onofre Duran  y Dámaso Aguilar.


El Arco Durán, está construido aparentemente en calicanto, usando como recurso estilístico el neoclásico, que se identifican principalmente en el uso de pilastras de sección rectangular de fuste estriado, cornisa moldurada y copones como remates.
El arco está compuesto por tres cuerpos: dos macizos ordenados lateralmente y el central, en el cual se ubica el vano de arco de medio punto y por el que se accede de un extremo al otro.

La composición y recursos estilísticos son monumentales y proporcionales, si tenemos en cuenta el entorno y sitio en el cual está edificado; los detalles y ornamentos que se han incorporado al monumento son variados, pero sin caer en la incompatibilidad y saturación de los recursos estilísticos, los cuales presentan lógica y sobriedad sin caer en la sencillez, muy a pesar de la escala y monumentalidad del arco.

 

Cabañas

Destacamento militar no 2

Avenida Libertad, entre 1ª y 3ª Calle Poniente, Sensuntepeque
Construido entre 1870-1900

Este inmueble posiblemente haya sido edificado en el año 1884, año en el que fue fundado el ahora destacamento militar. Por decreto legislativo del 8 de agosto de 1884, autorizado por decreto ejecutivo por el entonces Presidente Rafael Zaldívar, se autorizó la creación del Octavo Regimiento de Infantería, que en la actualidad se conoce como la sede del Destacamento Militar Nº 2.


El valor arquitectónico está dado por algunos elementos de interés. Por ejemplo, la edificación siempre ha sido de uso militar. En la actualidad se encuentra muy alterado en su composición volumétrica, las fachadas sur y poniente se conservan en un 70%.


En la fachada oriente se ubica el acceso principal, enfatizado por dos pares de pilastras de sección circular, rematado por un frontispicio con molduras y roleos.

 

Cuscatlán

Antigua policía nacional

5a Avenida Norte y Calle Delgado, Cojutepeque

Inmueble de esquina ochave con acceso de vano recto. La fachada oriente posee tres pequeños vanos para ventanas y un vano sellado.

La fachada sur posee vanos rectos para puertas y ventanas de doble hoja de madera entablerada, con balcones rectilíneos.

 Las fachadas son rematadas por un parapeto de líneas rectas.

 

La Paz

Cementerio municipal de Zacatecoluca

El Cementerio Municipal de Zacatecoluca forma parte del conjunto histórico de la ciudad.
Se encuentra a un nivel de la calle y este en su mayoría es plano, sin ningún desnivel.
El Cementerio no cuenta con un diseño predeterminado, lo cual genera desorden en la disposición de las tumbas, pues carece de espacios de circulación definidos. 


En el cementerio se encuentra una gran variedad de tumbas, capillas, mausoleos y nichos con poca calidad escultórica y/o arquitectónica, las cuales han retomado ciertas tendencias estilísticas. Pero el área antigua del lugar presenta mausoleos de gran calidad arquitectónica.


El 14 de agosto de 1843, fue sepultado en la iglesia parroquial el presbítero Mariano de Lara, prócer de la independencia, muerto en Olocuilta.

 

Estación del tren

Carretera  a Tecoluca, Zacatecoluca
Construida aproximadamente en 1915


Desde su construcción fue pensada para que funcionara como estación del tren. Está ubicada en el límite del barrio La Cruz y el cantón El Espino, a 30 metros de ella corre el río Sapuyo.
Fue una estación que movía muchas mercancías para toda la zona de los departamentos de la Paz y San Vicente. Se transportaba granos básicos, verduras y caña, esta ultima en "manojos" luego eran transportados en canastos por mujeres, conocidos como "mecapaleras", este fenómeno fue desapareciendo gradualmente y para finales de la década de 1970 ya había desaparecido.
Cada primero de diciembre los trenes venían adornados con flores, desde el año 1975 dejaron de adornarlos, ese día lo tomaban como el "día del ferrocarrilero".
A finales de la década de 1980 dejó de funcionar el tren de pasajeros y el de carga lo hizo el año 1993.


La estructura es de lámina y piedra, con fachadas rodeadas por andenes, donde se ubican unas series de columnas en madera y basa de concreto. Frente a la fachada poniente se ubican los rieles. Se encuentra techado por una cubierta a cuatro aguas de estructura de madera y forro de lámina, al lado norte se ubica un área que funcionaba como sala de espera.

 

La unión

Estación del tren femádsela

3a Avenida Sur y 4a Calle Oriente, La Unión

 

La construcción, que data de entre 1870 y 1900, presenta una tipología tradicional en sistema mixto de ladrillo de barro y marcos de concreto.

Se observa un equilibrio entre el macizo y el vano. Presenta dos plataformas para carga y descarga, una al Norte y otra al Sur. Su techo es de lámina, dispuesto en dos aguas.

 

Gobernación política departamental

3ª Calle Poniente y 2ª Avenida Norte, La Unión


Inmueble de un solo nivel con sus fachadas: una orientada al poniente y la otra al norte. Se aprecia un mayor dominio del macizo sobre el vano, característico de la arquitectura en tierra.

Los vanos con arco rebajados y protegidos con balcones con herrería rectilínea en la esquina presenta un ochave, es rematada por un alero y cubierta de lamina de asbesto.

 

Centro Histórico de La Unión

Fundado a finales del siglo XVII


 A finales del siglo XVII, rivalidades entre Neoconchaguas y Amapalas hicieron que los primeros se establecieran en el litoral de la Bahía de Fonseca, en tierras de la antigua hacienda de Siramá, en el Puerto perigolfeño denominado El Embarcadero de los Conchaguas.


El nuevo embarcadero, por razones de posición geográfica, fue cobrando mayor importancia que el de Amapala, de difícil acceso, debido a la naturaleza pedregosa de su situación y a que sólo se podía llegar faldeando el precipitado cono del volcán de Conchagua.


A fines del siglo XVIII, Amapala era un caserío en franca decadencia, ya sin autoridades militares, civiles y religiosas, por cuya causa, se ordenó que sus vecinos se trasladaran al Embarcadero de los Conchaguas, que recibió el nombre de Puerto San Carlos, en homenaje al rey de España Carlos III (quien gobernó de 1759 a 1788).


En 1807, el Puerto de San Carlos figura incluido como pueblo del partido de San Alejo, en la Intendencia de San Salvador. A raíz de la independencia, el antiguo Puerto fue bautizado con el sugestivo nombre de La Unión. En 1824, ingresó al departamento de San Miguel.
En vista del crecimiento poblacional, urbanístico y la intensificación de sus relaciones mercantiles, contrario a lo que sucedía en la villa de San Alejo que se había quedado sin crecimiento, la Asamblea Legislativa le otorgó el título de Ciudad el 28 de febrero de 1854. Al mismo tiempo, se le declaró cabecera del pueblo de San Alejo y sede de un juzgado de 1ª Instancia.


Por Decreto Ejecutivo de 22 de junio de 1865, el entonces Presidente Francisco Dueñas dividió el antiguo y grande departamento de San Miguel en tres: el de este nombre, el de Usulután y el de La Unión, formado este último por los distritos de La Unión y de San Antonio del Sauce (ahora de Santa Rosa de Lima). En virtud de esta erección, la ciudad de San Carlos de La Unión fue elevada a la categoría de cabecera departamental.

 

Escenario de luchas


El 13 de julio de 1824, el puerto de San Carlos fue habilitado por la Asamblea Nacional Constituyente de las Provincias Unidas del Centroamérica, en concepto de Puerto Mayor, con el nombre de Puerto de la Unión Centroamericana. Luego, en 1831, el Congreso Federal lo declaró como uno de los habilitados de la República, en el litoral del Océano Pacífico.


Dada su importancia estratégica, el Puerto fue blanco de operaciones militares. El 5 de octubre de 1828, fuerzas del general Francisco Morazán a las órdenes de Antonio Corzo, atacaron y se apoderaron de este puerto. También el 27 de agosto de 1839, una columna de fuerzas hondureñas a las órdenes del General Santos Guardiola, asaltó dicho puerto. En los años de 1843 y 1844 el buque de guerra Chambote y la corbeta Daphne, ambas de nacionalidad inglesa, bloquearon el puerto de La Unión. El 21 de agosto de 1845, el general Hondureño Santos Guardiola puso sitio a esta plaza, que defendió el general Antonio Carballo, y el 27 del mismo mes, mediante la violación de un pacto, el atacante logró posesionarse de La Unión.


Desde principios de julio de 1856, hasta fines de abril de 1857, el puerto de La Unión ofreció una actividad inusitada: allí se embarcaron las tropas salvadoreñas y guatemaltecas que fueron a Nicaragua para luchar contra el filibustero William Walter.


En 1871, Ricardo Streber tomó la plaza del Puerto, como parte del plan revolucionario acaudillado por el Mariscal Santiago González contra la administración dueñista.
El 5 de septiembre de 1887, el general José María Barahona y su hijo Francisco, atacaron la ciudad porteña en un vano intento de derrocar la liberal y progresista administración del general Francisco Menéndez.

Otros acontecimientos importantes

 

En otras anécdotas, se registra que el general Francisco Morazán llegó a esta población en febrero de 1842, con cinco veleros (El Cosmopolita, El Cruzador, La Isabela, La Josefa y La Asunción) y que el 21 de marzo de ese año estableció su cuartel general en la isla San Martín Pérez.
A principios de febrero de 1845, el general Francisco Malesquín victorioso en su campaña contra Nicaragua, pero desconocido como presidente por un movimiento revolucionario acaudillado por el vicepresidente Joaquín Eufracio Guzmán, desembarcó con sus tropas en este Puerto, al que llagaron a bordo de las goletas Constitución, Agustina y Carolina.


El 3 de abril de 1863, se celebraron en La Unión conferencias de paz entre enviados del gobierno nicaragüense  y delegados del salvadoreño, con ocasión de que tropas de este país se disponían a invadir a Nicaragua, a las órdenes del General Máximo Jerez.
El 15 de mayo de 1865, el general José Trinidad Cabañas, con un grupo de valientes patriotas, se posesionó de la plaza fuerte de San Miguel, en un intento de restaurar en el gobierno a su cuñado (el Capitán General Gerardo Barrios) y deponer al impopular Francisco Dueñas, pero el 29 del mismo mes, Cabañas fue derrotado en la Ciudad de La Unión por las tropas gobiernistas que dirigían los generales Santiago González y Florencio Xatruch.


En los años 1893, 1919 1934 y enero de 1947, La Unión ha sido parcialmente destruida por violentos terremotos locales.


Como atractivos la ciudad de La Unión cuenta con el Muelle y el Embarcadero Los Coquitos. Celebra sus fiestas patronales, en honor a la Virgen de Concepción, del 3 al 13 de Diciembre y las fiestas titulares, en honor a San Carlos de Borromeo, el 4 de Noviembre.

 

Morazán

Casa de Joaquín rodezno

3a Avenida Sur y Pasaje Gerardo Barrios, Gotera

 

La vivienda fue edificada a finales del siglo XIX. Desde el año 1955 hasta 1980 perteneció a la señora Carmen Viuda de Márquez, luego fue propiedad de José Atilio Rodezno y de ahí su importancia histórica, pues de la familia Rodezno proviene el célebre educador Joaquín Rodezno.

El inmueble presenta dos fachadas, con pilar esquinero en su acceso principal, el cual posee una basa de piedra labrada y columna de madera.
Se aprecia masividad en su volumetría, producto de la arquitectura en tierra. Un alero corrido sostenido por canecillos labrados en madera remata la fachada y la cubierta de teja.

 

Casa de la Cultura

3a Avenida Norte y Calle Joaquín Rodezno, Gotera 


Edificada a finales del siglo XIX, posiblemente haya sido mandada a construir por el padre de Graciela Martínez (o Graciela Salazar). Hasta la primera mitad de la década de 1970 funcionó como el Centro Escolar Cristóbal Perla y Perla, luego funcionó el hospital (mientras construían el nuevo local del hospital de la ciudad). Durante el conflicto armado de la década de 1980 fue utilizado como base del Batallón Lenca del Destacamento Militar #4.
Desde el año 1992 hasta la fecha, funciona como la Casa de la Cultura de la ciudad.
El inmueble presenta dominio del macizo sobre el vano. Remata el inmueble canecillos  labrados en madera. Presenta una columna o pilastra esquinera, ornamentada y apoyada en cantería. Los muros son aplanados construidos en adobe.
Los vanos de las ventanas y puertas son de aro rebajados y puertas de doble hoja de madera. La herrería de las ventanas es herrería rectilínea y sencilla.

 

Centro Histórico de San Francisco Gotera

San Francisco Gotera, Municipio y distrito del departamento de Morazán, está ubicado en el margen izquierdo del río San Francisco, en un terreno semiplano. Es la cabecera municipal y departamental.


Según el historiador salvadoreño Ignacio Barberena, el nombre vernáculo de Gotera significa Cerro de Culebras y proviene de las raíces toponímicas got, que significa culebra, serpiente o sierpe y era, que se traduce como cerro, sierra o altura.


Sin embargo para el historiador Jorge Lardé y Larín, no se ha encontrado en el idioma potón (lengua hablada por los lencas) que la voz got signifique culebra, sierpe o serpiente; en cambio, en forma incluida, esta voz significa alto, como en huatara-got'a, que significa "horcón alto", de huatára que se traduce como horcón y wacót'a o wacót'a, alto. Por tanto, el toponímico en cuestión significa "cerro alto"; de got, alto; y era, cerro, sierra; significado etimológico que se ajusta a la tradición que cuenta cómo en su génesis la población ocupó la cúspide del Cerro de Corobán, situado a 4 kilómetros al noroeste de la actual ciudad.


Se desconoce de la fecha concreta en la cual Gotera se trasladó a su asiento actual, pero si las causas: los fuertes vientos que azotaban en la cima del Corobán provocaban frecuentes incendios en las casas de paja de los indígenas; y la escasez de agua potable, que impedía el crecimiento de la población y hacía difícil la vida en ese paraje.
El lugar que hoy ocupa Gotera era conocido con el nombre de Plan de Cacao.


En 1786, Gotera fue ascendida a la categoría de cabecera del partido de su mismo nombre. A partir del 12 de Junio de 1824, el partido de Gotera formó parte de departamento de San Miguel.


Obtuvo el título de villa en enero de 1871 y el de ciudad durante la presidencia del Doctor Rafael Zaldívar, por decreto de ley el 5 febrero de 1877, emitida por el Poder Legislativo a iniciativa del representante Esteban Gómez. De facto, la ciudad de Gotera ya funcionaba como cabecera departamental, no obstante, no lo era de derecho, sino hasta que fue emitido el decreto del 8 de Febrero de 1877.
Con la idea de perpetuar el nombre del llamado Gran caudillo de La Unión Centroamericana, por decreto de ley del 14 de Marzo de 1887, el nombre del departamento de Gotera fue sustituido por el de departamento de Morazán.

Entre sus sitios de interés están: la iglesia San Francisco de Asís y su entorno (antigua Plaza y Cabildo), que conforman el núcleo histórico, social, económico, cívico, cultural y religioso, por tal razón ha llegado a adquirir especial valor como espacio público y simbólico para toda la población. En términos de trazado, funciona como centro geométrico del poblado y como origen de la trama urbana.

Entre los atractivos de Gotera destacan el Cerro Corobán, asentamiento prístino de los goteras, situado a 4 kilómetros de la ciudad actual y el cerro El Tizate, asentamiento precolombino.
Sus fiestas patronales se celebran del 1 al 4 de octubre, en honor a San Francisco y las fiestas titulares en honor a la Virgen de Candelaria, del 8 al 13 de noviembre.

 

Parque la concordia

2a Avenida Sur y 2a Calle Oriente



Este Parque posiblemente haya sido edificado en la década de 1960. Posee dos placas, una en memoria a las batallas del paladín de la Unión Centroamericana, el General Francisco Morazán, quien nació en el año 1792 y murió en 1842. Además existe un busto dedicado a este personaje, que data junto con la placa del 11 de noviembre de 1966.


La segunda placa es en honor al Soldado Salvadoreño en el Primer Centenario de Fundación del Departamento de Morazán (1899-1999). Esta placa data del 4 de marzo de 1999.


El Parque presenta un diseño sencillo, con un kiosko, dos glorietas y bancas.


El acceso está ubicado al norte, el cual conduce mediante gradas a una plataforma de diseño circular, en la cual se ubica el monumento al general Francisco Morazán. Sus linderos están hechos de muros de piedra.

 

San Salvador

Cementerio de Los Ilustres

Ubicado en las cercanías del Centro Histórico de San Salvador, el cementerio de Los Ilustres alberga las tumbas de importantes personajes salvadoreños de todas las épocas, como el de los ex presidentes Gerardo Barrios, Manuel Enrique Araujo, Isidro Menéndez  y Francisco Morazán; así como también de algunos de los más destacados artistas del país como los escritores Salarrué, Arturo Ambrogi, Claudia Lars y Alfredo Espino; y el de políticos contemporáneos como el fundador del partido ARENA, Roberto d’Aubuisson, y el dirigente del FMLN, Shafick Hándal.

El principal composanto salvadoreño data de 1849 y contienen por lo menos 400 tumbas de gran interés histórico u artístico, debido a los detalles de su construcción o por sus estatuas talladas en mármol, muchas veces a manos de famosos artesanos italianos.

Su nombre, de Los Ilustres, proviene de 1913, cuando después del entierro del presidente Manuel Enrique Araujo, quien fuera asesinado a machetazos, la Asamblea Legislativa dictaminara que el lugar debía de ser conocido como “Panteón de los Grandes Hombres”.

Actualmente, la Policía de Turismo brinda un tour guiado una noche cada mes. La visita cobra un interés especial ya que cuenta con la guía de destacados historiadores salvadoreños.

 

Monumento Hermano Bienvenido a Casa

Construido en 1994 durante la administración del alcalde Armando Calderón Sol, y quien después fungiera como presidente de la República, el monumento conmemora a todos los salvadoreños que viven fuera del país, y que con su trabajo y esfuerzo se han convertido en un pilar de la economía salvadoreña y de decenas de miles de familias.

 

Su sobrio diseño incluía una bella iluminación y una gigantesca fuente, pero el descuido de las pasadas administraciones lo llevaron a un severo deterioro.

Su primer nombre fue el de “Hermano Lejano”, aunque en el 2002 se decidió renombrarlo como “Hermano, bienvenido a casa”, por su estratégica ubicación justo sobre en la entrada a San Salvador en la autopista que viene del aeropuerto internacional de El Salvador.

 

Palacio Nacional

El Palacio Nacional es una de las construcciones más representativas y majestuosas de todo el país. La idea de una sede de gobierno de esas características fue del capitán general Gerardo Barrios, uno de los mejores presidentes que ha tenido el país, y cuya construcción realizó de 1866 a 1870, y estuvo a cargo de Idelfonso Marín y de José Dolores Melara; sin embargo, el 19 de noviembre de 1889 un incendio lo redujo a escombros.

El Palacio actual fue diseñado por el ingeniero José Emilio Alcaine y construido de 1905 a 1911 bajo la dirección de José María Peralta Lagos; como maestro de obra fungió don Pascasio González y los materiales de construcción fueron importados de Alemania, Bélgica, Italia y otros países.

El 13 de diciembre de 1974, por decreto legislativo 165, se declaró monumento nacional el Salón Azul y los salones adyacentes y el 10 de julio de 1980, la Junta Revolucionaria del Gobierno, mediante el decreto N° 116, declara al Palacio Nacional como “Monumento Nacional”. Este tiene cuatro salones principales en los colores rojo, azul, amarillo, rosado, y 101 salones secundarios.

En la fachada principal, se encuentran las estatuas de la Reina Isabel de España y del descubridor de América, Cristóbal Colón, las cuales fueron develadas el 12 de octubre de 1924 al celebrarse el 432 aniversario del descubrimiento de América.

Ambos monumentos fueron donados al pueblo salvadoreño por El Rey de España, Alfonso XIII y entregados oficialmente al Gobierno de El Salvador, durante la administración del presidente Dr. Alfonso Quiñónez Molina.

Monumento a la Paz

En 1994 se devela el monumento a la Paz, para recibir a los países que participarían en los Juegos Centroamericanos y del Caribe. Las manos de El Cristo de la Paz simbolizan la reciente conciliación de la derecha y de la izquierda política del país.

“La paz la da nuestro señor y tiene una pequeña palomita que empieza a volar y está bendiciendo al pueblo salvadoreño, por eso está lanzado hacia adelante”.

La escultura fue elaborada con casquillos de balas, latón y bronce fundido.

Fue diseñada y montada en honor a los Acuerdos de Paz por el escultor Rubén Martínez quien también estuvo a cargo de elaborar el monumento a la constitución.

El lugar es un punto de encuentro para la comunidad. Allí llegan a disfrutar comidas típicas y carne asada, sobre todo, por las noches. Los fines de semana asisten muchos niños y personas de la tercera edad a disfrutar del paisaje y jugar en bicicletas.

Monumento a la Constitución

Fue inaugurado en 1992 para simbolizar el valor de la Constitución Salvadoreña durante el nacimiento de una época de paz en El Salvador.

Fue esculpida por el destacado escultor salvadoreño Rubén Martínez, autor también del magnífico monumento del Cristo de La Paz, ubicado siempre en la capital.

Se encuentra sobre el bulevar Constitución, una de las principales calles de la ciudad.

Reloj de Flores

Fue construido en 1971 para darles la bienvenida a todos los visitantes que entraban por la zona oriental de la capital.

La idea era tener un vistoso monumento como primera impresión de la ciudad, por lo que no se escatimaron esfuerzos.

Su mecanismo fue importado desde Francia y costó la notables suma de 15 mil colones (unos 6 mil dólares, en aquella época)

Monumento a la Revolución

Fue construido en 1955 en el período presidencial del Coronel Óscar Osorio, 1950-1956 y está ubicado al final de la avenida La Revolución, en la colonia San Benito.

Su develación fue hecha para conmemorar el movimiento revolucionario del 14 de diciembre de 1948, cuando se derrotó al General Salvador Castaneda Castro y culminó con la Constitución Política de 1950.

El hombre desnudo representa al pueblo liberado de ataduras y sus autores fueron los esposos Violeta y Claudio Cevallos, éste último de origen Mexicano.

En la actualidad, el monumento es conocido o llamado por la población como “El Chulón” y se encuentra cerca del Museo de Arte Moderno (MARTE), del Teatro Presidente, de hoteles y de la Zona Rosa, un popular centro de la vida nocturna capitalina.

El Divino Salvador del Mundo

El monumento fue erigido en honor del Divino Salvador, Santo Patrono de la Ciudad de San Salvador. Las fiestas Patronales en su honor, se celebran del 1 al 6 de agosto de cada año, que son organizadas por el Comité de Festejos de la Alcaldía de San Salvador y la iglesia católica.

La imagen está construida sobre un pedestal y en un principio decoraba la tumba del Dr. Manuel Enrique Araujo, quien fue presidente de la República del 1 de marzo de 1911 al 8 de febrero de 1913.

La estatua fue obsequiada por la familia Araujo y el monumento fue develado el 26 de noviembre de 1942, en ocasión de celebrarse el Primer Congreso Eucarístico Nacional en San Salvador.

El Salvador del Mundo fue símbolo de la gallardía del pueblo salvadoreño ante el terremoto del 10 de octubre 1986, que destrozó la ciudad capital. La imagen cayó al suelo y se partió en varios pedazos y su restauración también significó la recuperación de la ciudad. Actualmente, la estatua de Monseñor Óscar Romero, quien fuera asesinado en 1980, complementa el sitio.

Plaza Gerardo Barrios

El majestuoso Palacio Nacional, la simbólica Catedral Metropolitana y la Biblioteca Nacional de El Salvador Francisco Gavidia circundan esta magnífica plaza, en cuyo centro se levanta con gallardía la silueta del monumento del Capitán General Gerardo Barrios montado en un corcel.

El monumento fue erigido en honor al Capitán General Gerardo Barrios, un destacado presidente salvadoreño durante el siglo XIX, y fue inaugurado en 1909, construido por el italiano Francisco Durini, el pedestal es de granito y la figura principal es de bronce, el mismo material se utilizó para los bajorrelieves que describen dos de sus batallas militares y el del Escudo Nacional de El Salvador.

Plaza Francisco Morazán

Es el más antiguo de los monumentos capitalinos.  Fue  inaugurado el 15 de marzo de 1882 en honor  al héroe de la Patria centroamericana, el general Francisco Morazán, nacido en Honduras en 1972 y quien peleó por la unificación de todos los países centroamericanos.

Su figura, esculpida por los hermanos Francisco y Lorenzo Durini, está de pie frente al Teatro Nacional. Bajo su figura, que porta el uniforme militar al que se dedicó, y su sable, permanecen sentadas las representaciones de las cinco repúblicas de Centroamérica y los altorrelieves de sus hazañas militares.

La Plaza Morazán es un pequeño remanso de descanso en el ajetreado centro capitalino o para sentarse en una banca y alimentar a las cientos de palomas  que revolotean en los alrededores.

Plaza Libertad

Es el corazón histórico de San Salvador y verdadero centro de la ciudad. Aún hoy en día después de 400 años, muchos capitalinos se siguen dando cita en la tarde a las bancas de la plaza y a disfrutar la sombra de los árboles.  Durante la colonia, fue conocida como Plaza Mayor, después pasó a ser Plaza de Armas y Plaza Dueñas, hasta obtener su nombre definitivo a principios del siglo XX.

En su centro, se encuentra el Monumento a los Próceres, que fue erigido con motivo de celebrarse el centenario del primer grito de Independencia de Centroamérica del 5 de noviembre de 1811.

Este soberbio monumento de la República, fue construido con estructuras de mármol, figuras, medallones y alegorías de bronce y en el pináculo se encuentra el ángel de la libertad coronado con laureles; la parte media del pedestal está adornada con medallones con las efigies de José Matías Delgado, Juan Manuel Rodríguez y Manuel José Arce.

Asimismo, en sus alrededores  se encuentran los famosos Portales, hoy ocupada por locales comerciales,  y que son de las construcciones más preservadas de finales del siglo XIX y principios del XX; así como la bella Iglesia de El Rosario.

Teatro Nacional

La joya de la cultura salvadoreña y uno de los edificios más bellos en Centroamérica. Fue construido en 1866 durante la administración del Dr. Dueñas y destruido por un incendio en 1889. Su reconstrucción fue finalizada en 1905, construido en el mismo lugar con la similitud del antiguo edificio, bajo la dirección de ingenieros salvadoreños. Mantiene su fachada principal, la columnata del centro y combina detalles neoclásicos, neogóticos y renacentistas.

 

Tiene capacidad para 650 espectadores y algunos de sus más bellos detalles son el Palco Presidencial, ubicado en el segundo nivel, y la cúpula decorada por una pintura del artista salvadoreño Carlos Cañas. Fue declarado Monumento Nacional en 1979.

Está ubicado frente a Plaza Morazán, en el Centro de San Salvador, el diseño es una de las máximas expresiones arquitectónicas y culturales por su estilo renacentista que refleja la elegancia y funcionabilidad de los teatros de la época.

Dirección: Calle Delgado y 2a. Avenida Norte, San Salvador. El inmueble está localizado al costado sur de la Plaza Morazán sobre la Calle Delgado.

Teléfono: 2222 8760

Casa Dueñas

Fue la antigua residencia de una de las familias más importantes del país, los Dueñas, quienes la construyeron bajo el estilo Art Noveau en 1919. La mansión fue habitada durante unos pocos años y luego pasó a ser la sede de la embajada de México y después de Estados Unidos.  Fue durante en este período que recibió la visitó de los presidentes Richard Nixon y Lyndon Johnson, así como la del senador Robert Kennedy y el artista de cine Clark Gable. Después de ese apogeo, la casa cayó en el olvido durante muchos, casi una década, y el terremoto de 1986 le infligió algunos daños.

La joya arquitectónica fue finalmente restaurada en su totalidad en el 2004 y ahora luce como un flamante jade en uno de los distritos más antiguos de la capital. Es sede de la Academia Salvadoreña de la Lengua y de la Academia de Ciencias, así como del departamento de arqueología de CONCULTURA.

Dirección:
Alameda Juan Pablo II y Novena Avenida Norte #425

Tel:
22590917

Museo Nacional de la Aviación

Ubicado en las instalaciones del que fuera el antiguo aeropuerto civil de El Salvador y la base área principal durante la guerra civil salvadoreña,  el museo de la aviación presenta la más completa colección de aeronaves, ya sean militares o civiles, que han hecho historia durante los últimos 78 años en el país.

Aquí se pueden hallar, en perfecto estado de conservación, los aviones y helicópteros que iniciaron la era del vuelo en el país, los que participaron en la guerra contra Honduras y durante el conflicto armado en la década de los 80.

La colección está declarada como Patrimonio Nacional de El Salvador.

Dirección:
Boulevard del Ejército, Km 9 1/2, Base Aérea Militar de Ilopango, Ilopango, San Salvador.

Teléfono:
(503) 2250-0070 Ext. 1119 o Ext. 5102

Horarios:
El museo se mantiene abierto de miércoles a domingo.
De: 09:00 p.m. a 12:00 m. 02:00 p.m. a 05:00 p.m.

Sonsonate

Administración de rentas

7a calle Oriental y Final 6a Avenida Norte

 

Este inmueble sonsonateco, aunque presenta un alto grado de deteriodo, constitulle un inmueble de valor patrimonial histórico.

 

Presenta una fachada recta y simétrica con repetición de vanos en el primer nivel. En la parte central se hubica el acceso, con vano de arco revajado, remarco y clave. Arriba del acceso hay una ventana y a cada lado se observan cuatro ventanas de arco rebajado y balcón rectilíneo. La pared posee líneas horizontales en alto relieve que atraviezan el ancho de la fachada.

 

En el segundo nivel la ventanearía es con cuerpos a base de cuadrículas entre madera y vidrio, con balcón rectilíneo y voladizo, y bajo estos una moldura que corre a todo lo ancho de la fachada. Cada ventana se corona por un ornamento y también posee una marquesina de construcción reciente.  

 

Antiguo casino democrático

1a. Calle Poniente y 1a. Avenida Norte, Sonsonate



En 1918 este solar fue propiedad de las señoras Méndez. Posteriormente, a principios de 1900 el señor Domingo Valle (originario de Santa Tecla), construyó un edificio de dos niveles en adobe, bahareque, madera y lámina. En el primer nivel se ubicó el famoso Casino Democrático, centro en el que se daban cita personas de diferentes círculos sociales de la ciudad. En el segundo nivel se ubicaba la sociedad de empleados, donde se realizaban peleas de gallo y juegos de salón.

También funcionó en la planta baja la Imprenta San Antonio, de Antonio Rugamas y en la pieza de al lado el primer reparador de radio de Sonsonate, Atomic Service, de Luis Alonso Orellana a finales de la década de los sesentas.
En la actualidad sólo queda la propiedad, pues la edificación original desapareció.

Ex juzgados de Sonsonate

Calle Alberto Masferrer poniente y 3a Avenida norte 2-4, Sonsonate

Este inmueble de dos niveles y en esquina ochave fue construido por Antonio Salaverría Campo, a principios del siglo XIX (1906). En el ochave da la impresión de que existió un triple acceso; las tres puertas están enmarcadas por unas pilastras simuladas de madera, las cuales sostienen una especie de entablamento con grecas.

El inmueble, tiene un total de veinte vanos, todos ellos con jambas molduradas. En la planta baja están distribuidos nueve vanos rectos y uno en arco; las puertas son de madera entablerada de dos hojas abatibles; el zaguán es de madera entablerada y rematado por un tímpano en madera y vidrio con forma de arco.

Entre el primer y segundo nivel existe una cornisa que sirve para diferenciar un nivel del otro; Los diez vanos del segundo nivel son rectos, con ventanas de madera de doble hoja y con balcones en voladizo.

La fachada está rematada por un alero moldurado, sostenido por ménsulas de madera. El techo es de teja artesanal sobre lámina galvanizada para impedir que se filtre el agua, aunque la estructura del techo es de madera. Los extremos de las paredes del segundo nivel, en los filetes de la culata están enfatizadas por un almohadillado rústico en madera

 

Aunque ahora el inmueble está muy deteriorado, es de gran valor histórico, pues en él funcionaron los primeros juzgados de Sonsonate, en la década de los treintas (1930). Los juzgados ocupaban la segunda planta del inmueble. En 1932, se juzgó a los presuntos asesinos del doctor Mario Calvo Marroquín, quien fue el tesorero de la revolución del 2 de abril de ese año. Este juicio se extendió por tres días.